La mariposa

Una mañana, mientras me daban un pedido en la cocina, vi a lo lejos que el Dr. Ofalmólogo Mireles traía una mariposa en la cabeza. Voy hasta la mesa donde estaba el Doctor y le aviso que trae una mariposa en la cabeza, pero, al fijarme bien, veo que era la etiqueta de su sombrero pegada a su cabecita calva.

-Le va a doler al despegarla, no es una mariposa, muerda la servilleta.

Y el Doctor muy obediente, mordió la servilleta y le quité la etiqueta.

Obviamente no pasamos desapercibidos y se rieron los demás clientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *