Un accidente en la mesa

Acá en Monterrey, les decimos “pochos” a las personas que viven en USA y tienen dificultad para hablar español o lo hablan raro. Cierto día, atendía a una familia pocha, y al servirle el caldo de pollo a la niña, no sé qué me pasó, que se derramó todo en la mesa y cerca de la mano de la niña. Y que se pone de pie el papá muy enojado gritando: “mesera estúpida”.

Yo, sin limpiar lo derramado, me di la vuelta, no supe como reaccionar y no quise seguir atendiéndolos, los atendió otra compañera. ¡Me dió tanta verguenza!

Los demás clientes me decían que el señor fue muy grosero conmigo, y que yo no tenía la culpa porque los accidentes pasan. Cabe mencionar, que en mis 25 años que trabajé en Sanborns, fue la única ocasión en que me pasó eso.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *